El estrés y cómo eleva tus riesgos de desequilibrio metabólicos

El Síndrome Metabólico es un conjunto de factores de riesgo para enfermedades cardiovasculares relacionadas con un estilo de vida poco saludable. Entre los síntomas del síndrome metabólico se encuentran: la presión arterial elevada, el azúcar elevada, los triglicéridos elevados, circunferencia de la cintura mayor de 30 pulgadas en mujeres, y mayor de 40 pulgadas en hombres, colesterol bueno bajo y colesterol malo alto. La persona con síndrome metabólico está en riesgo de padecer problemas del corazón, diabetes tipo 2, demencia, cáncer, hígado graso y síndrome de ovarios poli quísticos en el caso de las mujeres.

Quisiera que conozcas que el síndrome metabólico no solamente puede ser provocado por mala alimentación, sino también el estrés es un detonante de todos estos síntomas.

El estrés en todo esto juega un papel muy importante, porque es un mecanismo que nos hace liberar hormonas que nos ayudan a prepararnos para la lucha o la huida. Puede ser desencadenado por cualquier asunto que demande más de nuestra atención, desde trabajar hasta tarde y quedar atascado en el tráfico, hasta cambios serios de la vida tales como muerte, divorcio o enfermedad.

El estrés es un mecanismo de defensa natural. Pero hoy lo tenemos en forma constante, lo que favorece la liberación de corticoides. Incluso el mal dormir produce lo mismo, y eso hace que se active una cascada de reacciones hormonales.

 Se activa el sistema nervioso autónomo y esto hace que se genere más hipertensión, que es necesaria para activar rápidamente los músculos y el cerebro. Pero si es constante, la hipertensión es perjudicial.

De la misma forma, la liberación constante de ácidos grasos a la sangre –que es un combustible para los músculos- se vuelve algo perjudicial, porque se deposita grasa en el hígado, el páncreas o el corazón.

 A su vez, el cuerpo libera más insulina, como forma de contrarrestar estos picos de glucosa producto del estrés, pero eso tampoco es bueno. El estrés es un eje central, que va de la mano de dormir mal, de comer mal y de la deficiente actividad física.

No siempre puedes evitar el estrés en tu vida, pero puede aprender a manejarlo mejor. Los Institutos Nacionales de la Salud recomiendan estas medidas:

  • Establezca prioridades. Decidir qué cosas se deben hacer y qué cosas pueden esperar y aprender a decir no a tareas nuevas si usted está abrumado(a).
  • Manténgase en contacto con personas que pueden proporcionar apoyo emocional y de otra índole. Pida ayuda a los amigos, la familia y la comunidad u organizaciones religiosas para reducir el estrés debido a responsabilidades laborales o asuntos familiares, tal como el cuidado de un ser querido.
  • Tómese tiempo para hacer actividades relajantes que disfruta como leer, hacer yoga o jardinería.
  • Evite pensar obsesivamente en los problemas. Enfóquese en lo que ha logrado, no en lo que no ha podido hacer.
  • Haga ejercicio con regularidad. Una caminata moderada de solo 30 minutos por día puede ayudar a levantarle el ánimo y reducir el estrés.
  • Si siente que está consumiendo drogas o alcohol para sobrellevar el estrés o si está teniendo pensamientos suicidas, acuda a un profesional de la salud.

Si quieres aprender más sobre cómo manejar el estrés de forma natural te invito a mi taller virtual Cómo Manejar el Estrés de Forma Natural en 3 Pasos. Además, si piensas que tienes los síntomas de síndrome metabólico y quieres trabajar con prevenir los riesgos. Escríbeme para coordinar una consulta naturopática inicial para guiarte a hacia los pasos correctos que debes tomar. 

Con Amor y Consciencia, 

Pamela Bernal, NL

La Naturista


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published