6 peligros de los anticonceptivos hormonales que tu ginecólogo no te cuenta

 

Para las mujeres es muy común en nuestra sociedad acudir al médico para que les prescriba algún tipo de método anticonceptivo para prevenir el embarazo. Los métodos anticonceptivos hormonales actuales, como la píldora anticonceptiva, son muy seguros y útiles para su propósito de prevenir un embarazo, sin embargo tienen riesgos. La mayoría de ellos poseen dos hormonas: estrógenos y gestágenos. Los estrógenos son las hormonas sexuales esteroides de tipo femenino y los gestágenos (también progestágenos, como el Levonorgestrel). Cabe destacar que estas no son hormonas reales como el estradiol y la progesterona del propio cuerpo, son hormonas sintéticas. Incluso estas hormonas sintéticas pueden “robar” las progesteronas naturales de tu cuerpo. Lo hacen a través de suprimir la ovulación normal.

Estas son algunos de los riegos que tiene la ingesta de anticonceptivos.

  1. Causan deficiencias de algunas vitaminas

Los anticonceptivos hormonales orales o píldoras anticonceptivas o pastillas anticonceptivas han sido asociados con deficiencias de vitaminas en mujeres, concretamente con deficiencia de B6, B12, C y ácido fólico, por lo que a algunas mujeres se les recomienda tomar suplementos vitamínicos o controlar más su ingesta de alimentos al tomar píldoras anticonceptivas.

La vitamina C es una de las poderosas antioxidantes. Aunque su déficit no está asociado a ninguna enfermedad, el hecho de tener deficiencia de vitamina C, no ayuda a proteger el sistema contra los radicales libres, además de impedir la optima función inmunológica.

El déficit importante de vitamina B6 ocasiona efectos en el sistema nervioso como irritabilidad, debilidad, mareos, depresión e insomnio porque reducen los niveles de triptófano, neuropatía periférica, espasmos y anemia. La deficiencia de ácido fólico puede provocar diarreas, pérdida del apetito, pérdida de peso. También hay debilidad, dolor de cabeza, taquicardia, irritabilidad, apatía, pérdida de memoria y desórdenes de conducta. También la carencia de esta vitamina B6 produce trastornos en la piel, caída del cabello, dermatitis seborreica, erupción en la piel, úlceras alrededor de la boca, nariz y ojos acompañadas de glositis y estomatitis. Además provoca úlceras en la lengua.

El déficit de vitamina B12 da como resultado una anemia megaloblástica cuyos síntomas se caracterizan por palidez, somnolencia, cansancio permanente y poca tolerancia a cualquier esfuerzo físico. Si la anemia se empeora puede aumentar el número de palpitaciones, mareos, dolor en las piernas por insuficiencia sanguínea.

La ingesta de los anticonceptivos orales también produce un cambio en la actividad de las transaminasas de los eritrocitos y en las pruebas de carga de triptófano. El triptófano es un aminoácido esencial para la composición de las proteínas en el cuerpo.

 

  1. Desregulan tu ciclo hormonal normal

Debido a que las píldoras detienen la ovulación normal como acción anticonceptiva y lo que hacen es crear una menstruación ficticia, tu ciclo hormonal regular está en riesgo. A corto plazo pudiera ser beneficioso para poder contrarrestar síntomas como el acné y sangrados abundantes, pero a largo plazo se torna contraproducente para la fertilidad. La principal consecuencias de detener la ovulación es el detener la producción endógena de progesterona. La deficiencia en la producción de progesterona se asocia con síndrome de dominancia estrogénica, menopausia temprana, problemas para concebir un embarazo y pérdida de cabello.

 

  1. Alteración de la función del hígado

Los estrógenos pueden alterar la función del hígado. Por este motivo las mujeres que tengan un historial de enfermedad hepática deben evitar este tipo de anticonceptivos hormonales. El hígado es el gran órgano relacionado con el metabolismo, junto con la tiroides. Alteraciones en el hígado causadas por los estrógenos sintéticos promueven alteraciones en el metabolismo que conducen al aumento de peso y grasa no deseada.

El aumento de peso debido al estrógeno oral causa obesidad visceral, el término médico para el aumento de grasa alrededor de la cintura debido a la grasa que se deposita en órganos vitales como el corazón, los riñones y el hígado. Este aumento de la masa grasa conduce a un aumento de la leptina producida por las células grasas.

El estrógeno oral, pero no tópico, aumenta la producción de globulina transportadora de tiroxina (TBG), el portador de la hormona tiroidea. Los niveles más altos de TBG reducen la cantidad de hormona tiroidea disponible, lo que reduce su metabolismo. El estrógeno oral, pero no tópico, también suprime el IGF-1, un marcador de la hormona del crecimiento. La hormona del crecimiento es necesaria para desarrollar músculo y quemar grasa. Todo esto explica una queja común que escucho de mujeres que han estado tomando estrógenos por vía oral.

  1. Riesgos cardiovasculares

La Administración para los Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) advertía de que el parche para el control de nacimientos Ortho Eve expone a quienes lo utilizan a más hormonas de las que previamente se indicó, informó el 11 de noviembre Associated Press. Este nivel más alto de hormonas conlleva un incremento en el riesgo de coágulos de sangre y otros grave efectos secundarios.  En un reciente artículo (JAMA 284;72,2000) se valoran los estudios sobre esta materia publicados en la literatura médica anglosajona entre 1960 y 1999, utilizando diversas bases de datos informatizados.

Se utilizaron 804 estudios. En este amplio trabajo se concluye que la píldora, incluso con dosis bajas de estrógenos incrementa el riesgo de accidentes trombóticos cerebrales. Este incremento es de alrededor de 2.7 veces. Cuando las usuarias de los anticonceptivos son fumadoras el riesgo se incrementa todavía más.

  1. Riesgos de cáncer

Los anticonceptivos orales también tienen sus riesgos. El 29 de julio, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) lanzó un monográfico publicando descubrimientos que muestran que los anticonceptivos orales combinados con estrógeno-progesterona son cancerígenos para los humanos. Se llegó a esta conclusión tras una cuidadosa revisión de la evidencia científica publicada.

El informe concluía que hay un pequeño aumento en el riesgo de cáncer de mama en los actuales y recientes anticonceptivos orales. El riesgo para las mujeres aparece al volver a la normalidad sólo 10 años después de dejar de utilizar estos anticonceptivos.  Los anticonceptivos orales también se asocian a un riesgo de cáncer cervical, un riesgo que aumento con la duración de su utilización.

Yo personalmente experimenté efectos no agradables con el uso de métodos anticonceptivos hormonales a la edad de mis 20 años. Falta de libido, aumento de peso, e inflamación fueron algunos de mis síntomas principales. Ningún ginecólogo me explico sobre estos riesgos en aquel momento.

Sabemos que si conocemos los riesgos es posible poder tomar decisiones más sabias o al menos poder contrarrestar algunos de estos riesgos. Por ejemplo, toda mujer que decida utilizar anticonceptivos debe suplementarse con un complejo vitamínico de calidad para evitar problemas de salud a largo plazo. También existen opciones de contracepción naturales que pueden ser una opción a considerar.

Si piensas que tienes algún efecto secundario relacionado al uso de los anticonceptivos hormonales y necesitas más orientación sobre este tema, te puedo ayudar a través de una consulta.

Pamela Bernal, NL

La Naturista

Naturópata, Coach, TRE, Instructora


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published