3 toxinas que promueven la acumulación de grasa e interfieren con tu peso

Las estimaciones sugieren que estamos expuestos a más de 700.000 sustancias químicas tóxicas diferentes a diario, a partir del aire que respira, el agua que bebe, los alimentos que come y las fuentes ambientales.

Algunos conocemos que estás toxinas representan un riesgo grave para tu salud. Pero, ¿podrían también representar un obstáculo importante para la pérdida de peso?

En general, las toxinas pueden causar aumento de peso porque nuestros cuerpos responden a la toxicidad creando nuevas células grasas.

 

Hay dos razones para esto:

Uno, las células grasas actúan como una "prisión" para las toxinas y ayudan a proteger su cuerpo contra el envenenamiento. Dos, al encerrar las toxinas en las células grasas, su cuerpo puede hacer circular estas toxinas fuera de sus órganos principales.

Es por esta razón que un buen programa de desintoxicación del hígado no solo puede acelerar la pérdida de peso, sino que también puede brindar beneficios adicionales como aumento de energía, mayor claridad mental, menos molestias y dolores, inmunidad más fuerte y más.

¿Cuáles son estas toxinas?

  1. Disruptores hormonales como los ftalatos

La primera razón por la que las toxinas pueden provocar un aumento de peso es porque alterarán el equilibrio hormonal natural del cuerpo. Las hormonas juegan un papel vital en la capacidad de su cuerpo para perder peso. Las hormonas hacen de todo, desde regular la rapidez con la que quemas grasa hasta el hambre que sientes después de comer.

Si tiene dificultades para perder peso, eso podría ser una señal de que las toxinas han causado un desequilibrio hormonal en su cuerpo.

  1. Toxinas liposolubles como pesticidas y radicales libres

Como mencioné anteriormente, las toxinas pueden desencadenar un aumento de peso al formar nuevas células grasas en su cuerpo. O peor, cuando se forman estas nuevas células grasas, ya estarán dañadas porque las toxinas estuvieron involucradas en su creación y esto significa que no pueden funcionar metabólicamente.

Esto, a su vez, significa que no producirán la hormona leptina, que es un regulador clave del apetito y su tasa metabólica, por lo que sin esta hormona presente, continuará ganando más y más peso.

Con la formación normal de células grasas (células grasas formadas sin la presencia de toxinas), se produciría leptina y esto ayudaría a protegerte hasta cierto punto de la ganancia de grasa en el futuro, ya que tu nivel de apetito disminuiría, por lo que naturalmente querrías comer menos alimentos.

Frente a las células grasas producidas por toxinas, esto no está sucediendo, por lo que es más probable que haya hambre continua, lo que luego conduce a una mayor ganancia de grasa.

  1. Disruptores metabólicos como los metales pesados

Por último, la tercera razón por la que las toxinas pueden provocar un aumento de peso es porque pueden obstaculizar la función natural de la glándula tiroides.

Su tiroides actúa como el regulador principal del cuerpo, regulando su tasa metabólica.

Si su glándula tiroides no está funcionando como debería, no estará quemando grasas o calorías tan rápido como podría hacerlo y, como resultado, su pérdida de grasa se ralentizará a un ritmo lento. El mercurio es el principal interruptor de la función tiroidea. El mercurio está presente principalmente en las platificaciones dentales y en pescados y mariscos contaminados.

Hay muchas formas de bajar de peso, pero no todas te harán más saludables o te harán vivir más. Si estas cansada de hacer dieta y nada te funciona, te falta intentar una limpieza. Si está interesado en eliminar las toxinas de su cuerpo para poder disfrutar de una pérdida de grasa más rápida y una mejor salud en general.

¡Purgue las toxinas de su cuerpo y restaure el poder natural de quema de grasa de su tiroides!

¿Ya hiciste el quiz para evaluar tu nivel de intoxicación según tus síntomas?

Hazlo aquí

Pamela Bernal, NL
Naturópata, Coach, TRE, Instructora


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published