3 cosas que debes hacer antes de caer en la tentación de un antojo

Sabemos que los antojos siempre van a aparecer cuando menos los necesitamos. Sobre todo, en esos días de nuestro ciclo antes de la llegada de la menstruación cuando estamos tan vulnerables emocionalmente.

Te cuento que conozco y entiendo muy bien cuando me expresan que es muy difícil no caer en la tentación de un antojo. Yo personalmente antes de la llegada de mi menstruación iba religiosamente a comprar unos Doritos y un Muffin extra chocolate de Sarah Lee. A veces pienso que no era yo misma. Alguien más se apoderaba de mí y hacia esa compra mensual. Ósea, realmente no estaba consciente, o no había creado el hábito de pensar y autoanalizarme antes de hacer dicha compra.  

Haber cambiado mi alimentación ha sido un factor muy determinante en la desaparición de los antojos. Una vez te limpias y naturalizas el paladar, ya muchas cosas no se te antojan. Esto me pasó con los M&M amarillos con maní. Los amaba pero ya, ni me apetecen.

Sin embargo en la transición hacia alimentarme mejor, el control emocional es sumamente importante. Y aquí te expongo las 3 cosas que ahora hago antes de sucumbir en la tentación de un antojo.

  1. Me detengo a pensar

Una vez me llega la idea de comerme algo que sé que está fuera de mi alimentación naturista, me detengo a pensar y no actuar involuntariamente. Seguido, rápido voy al segundo paso, y me pregunto cuál será la raíz de este antojo.  

  1. Identifico la raíz del antojo

Una de las cosas que me cuestiono primero es ¿de dónde vendrá este antojo? Me pregunto: ¿será que tuve un día muy estresado? ¿será que hoy tuve algún evento que me hizo sentir triste? ¿será que hice ejercicios más fuertes y el cuerpo me está pidiendo más calorías?

Aunque no lo creas estas todas son razones por las cuales te puede llegar la idea de un antojo. El estrés, una emoción, o simplemente la falta de calorías o nutrientes.

Una vez identifico la raíz, voy al próximo paso.

  1. Determino si es prudente

Bueno, aquí es importante ser prudente y leal a mí misma. Pues en ninguno de los casos anteriores es prudente caer en la tentación de un antojo. Un antojo no debería calmar tu estrés, tampoco debería utilizarse para sentirte emocionalmente mejor y mucho menos completar calorías vacías luego de hacer un súper esfuerzo de ejercitarte.

Si tienes antojos incontrolables y particularmente antes de tu menstruación, es muy probable que tengas alguna deficiencia nutricional o que necesites trabajar con alguna emoción o estrés mental.

Recuerda siempre que la única razón por la que debes comerte un antojo es porque lo decides conscientemente, y estas dispuesta a asumir el riesgo o la consecuencia de haberlo comido. Ósea, significa que escogerás un alimento prudente y sano para sustituir tu antojo o, lo más importante es asegurarte de que luego no tendrás un sentimiento de culpa por haberlo hecho. La culpa es la emoción de más baja frecuencia con la cual puedes escoger comerte algo.

De ahora en adelante practica estos tres pasos y cuéntame si te han funcionado. 

Necesitas apoyo con naturalizar tu apetito, dejar los antojos y probar tu fuerza de voluntad? Te invito a realizar a tu cuerpo y mente un “Restart” con el Detox Naturista 12 días

y si ya estas viviendo un estilo de vida naturista aquí te dejo una receta de "brownies" saludables para comerte un rico antojo chocolatoso sin culpa. 

Con amor

Pamela Bernal, NL

La Naturista


Leave a comment

Please note, comments must be approved before they are published